Reseña 'El Abismo' de Neal Shusterman

27 de febrero de 2017

¡Hola ciudadanos! ¿Qué tal habéis empezado esta nueva semana? ¿Ilusionados? Yo estoy contenta porque, además de tener como extra dos días más de descanso, pronto empezaré las prácticas y estoy deseando. Hoy vengo a hablaros de un libro que leí a principios de mes pero que, por petición de la editorial, no he podido dejar la reseña hasta ahora. La verdad es que, siendo quien es el autor, y viendo que su anterior tetralogía me fascinó, no quería dejar de lado esta historia que tan encogido me ha dejado el corazón. ¿Queréis saber más? ¡Seguid leyendo!


Ver cubierta a mayor tamañoTítulo: El Abismo
Título original: Challenger Deep
Trilogía/Saga: No
Autor: Neal Shusterman
Editorial: Anaya
Páginas: 408
Precio: 16€
ISBN: 9788469833735
SINOPSIS: Caden Bosch viaja en un barco que lo lleva al punto más profundo de la Tierra: el abismo Challenger, en la fosa de las Marianas. Pero al mismo tiempo, Caden Bosch es un alumno brillante de secundaria que ya no se comporta como los demás. Algo está cambiando en su cabeza. Caden es dos personas a la vez. Sus antiguos amigos creen que se ha vuelto loco. Y debe viajar al rincón más hondo de su mente, cueste lo que cueste... para salir a flote.

Caden es un chico normal y corriente que va a clase todos los días. Su afición es crear un videojuego junto a sus dos amigos, lo único que lo llena después de pasar una mañana rodeado de cosas mundanas. Pero Caden vive en dos mundos: el real y uno en el que es parte de un grupo de piratas que van en busca de un tesoro escondido en las profundidades del mar. Allí, Caden puede imaginar cualquier cosa y se hace realidad: monstruos marinos, un capitán que no se fía para nada de su loro, un loro que quiere deshacerse del capitán, una tripulación que tiene que lidiar con cerebros sueltos por el barco o un mascarón que cobra vida. Lo que parece un mundo alejado del real pronto se convertirá en un muy ligado a él. Caden está cambiando, empieza a sospechar, a no dormir, a correr a todas horas, a no querer relacionarse con nadie y a estar alerta en todo momento. Parece que el único lugar en el que se encuentra a salvo es aquel creado por su imaginación. Lo que Caden no sabe es que ambos mundos están más relacionados de lo que él piensa y lo que sucede en el mundo real, tendrá consecuencias en el mundo imaginario.

Nunca habéis leído un libro igual. Y sé que muchas veces he comentado que he leído libros muy extraños. Pero creo que este se lleva la medalla de oro. No es lago malo, lo explicaré más adelante, pero sí que es creo que este libro se me presentó de manera muy misteriosa, con una nula sinopsis que no me dejaba a la imaginación. y creo que ha sido lo mejor. Aviso que, posiblemente, este libro no sea de tu gusto. No es como los demás del autor, este es mucho más personal, realista y nada ficticio. Es un libro valiente, atrevido y poderoso que narra sin pelos en la lengua una realidad que pocos autores han descrito de la manera en la que lo hace Shusterman o, directamente, ni han mencionado: los problemas mentales. Y, si alguna vez haz leído ese tema en algún lado, permíteme decirte que seguramente no haya sido nada parecido a este libro.

Nuestro protagonista es Caden, un chico normal de quince años al que empieza a sufrir las consecuencias de una enfermedad mental. El Abismo es un libro narrado en todo momento desde la perspectiva de Caden, solo que no siempre se mantiene en tercera persona. También vamos a tener capítulos narrados en segunda persona. Sí, como leéis. Al principio me descolocó un poco, no estoy nada acostumbrada a ese tipo de narración y pensaba que el libro iba a ser así todo el rato, pero es algo ocasional que no interfiere en la comprensión de la historia. Lo que sí tengo que decir es que es un libro al que me ha costado adaptarme, coger y comprender, sobre todo cuando la historia sucede en dos mundos diferentes, la vida real y un mundo imaginario creado por una enfermedad. Antes os he mencionado que este libro no está hecho para todo el mundo debido a que es un libro de reflexión, un chute de realismo y de curiosidad, por llamarlo de alguna forma, en el que prácticamente se sigue una misma línea de trama, sin tener momentos emocionantes y destacables, solo una historia de como un chico va perdiendo por a poco su razón de ser, consumido por los susurros y las visiones que tiene, mientras intenta avanzar y salir hacia adelante con la ayuda de un mundo que no existe, amigos y muchos medicamentos.

Sin embargo, este libro tiene mucha magia. Es posible que, mientras lees este libro, tu mente no pare de moverse de un lado para otro, intentando adivinar qué es lo que está pasando, intentando unir los dos mundos que se narran, buscando ese indicio que te diga aquí está la conexión. Pero mientras leía, más me adaptaba a la lectura, siguiendo con ella por el gran sentimiento que le ha puesto Shusterman a cada una de las palabras. Antes, y mientras estaba leyendo el libro, no sabía un detalle importante que creo hay que saber para poder ver realmente la libro y sentirlo como hay que hacerlo. Shusterman tiene un hijo con el mismo problema que Caden. Y eso te hacer abrir los ojos para comprender que la historia, esa ficción que parecía como tal, en realidad esconde una historia verdadera de una familia que ha pasado por lo mismo y un niño inestable que ha tenido que lidiar con los demonios de su mente.

Mientras estaba leyendo el libro, pensaba lo bien documentado que estaba Neal. Claro, eso era antes de saber que es una historia real y personal. ¿Cómo no va a conocer cada término y medicamento que su hijo se ha tomado para salir de ese oscuro abismo? Y el clic que he sentido en mi interior cuando he comprendido la magnitud de esta historia ha sido lo que ha terminado de dejarme totalmente descolocada. Caden es un personaje muy diferente al que has visto o verás, un chico con miedos, inseguridades, todas las características que tiene un adolescente que está creciendo. Y a eso añádele algo incomprensible que hace tu mente, haciendo que todo lo que veas se convierta en un enemigo o en algo irreal. Te sientes incomprendido, abandonado, triste, desilusionado contigo mismo. Pero, aún así, sigues luchando porque sabes que, si no lo haces, todo lo que la vida te tenía preparada no llegará jamás. Como dice en las notas del autor al final del libro, Shusterman ha escrito esta historia para llegar a esas personas que sufren lo mismo que Caden, para darles ánimo y fuerzas y para transmitirles una historia de superación. Pero es que, además, ha sabido llegar al corazón de cada uno de sus lectores, sea como sea y esté como esté.

Para mí este libro no se lleva la máxima puntuación por Caden y lo demás personajes. Conocemos toda su mente, su cerebro y su funcionamiento pero no le conocemos bien a él como persona. Y eso pasa con los demás participantes en la historia, son muy secundarios, alejados, sin oportunidad de abrirse al lector. El otro motivo por el que no se lleva la máxima puntuación es por el ritmo de la trama y lo difícil y extraña que es desde el principio hasta que, poco a poco, todo se va hilando. Cuesta llegar, y hay veces, capítulos, que se me han hecho algo más pesados porque siempre ha sido lo mismo una y otra vez. Pero bueno, el libro es diferente justo por eso, no se trata de una de esas historias a las que nos tiene acostumbrados, sino que es un giro de 180 grados.

En definitiva, El Abismo es un libro que te dejará con la boca abierta y el vello totalmente de punta, una historia que juega mucho con el realismo y que trata un tema peliagudo y muy real como son los problemas mentales, de una manera muy respetuosa, mágica y llena de sentimientos.

¡Muchas gracias a Anaya por el envío del ejemplar!

3 comentarios:

  1. ¡Hola guapa! No voy a negar que me gustaría ver cómo trata el autor ese tema ya que lo he que leído de él hasta el momento era bastante diferente pero no es un libro que por el momento piense leer. un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Es la segunda reseña del libro que leo y pese a que veo que gusta no me llama mucho su argumento así que no creo que lo lea. Muy buena reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, hola!
    No conocía ni al autor ni al libro, pero muchísimas gracias por tu reseña. Me ha llamado la atención y espero poder leerlo en algún momento :D
    Besitos<3

    ResponderEliminar

¿De verdad? ¿me vas a dejar un comentario? *O* ¡Muchísimas gracias! Eso sí, no puedo dejar que pongas cualquier cosa y, es por ello, que hay unas pautas que se deberían seguir:

1- Permito algún comentario con enlaces a tu blog, pero solo UN COMENTARIO. No vale que me pongas tu blog en todos los comentarios que me vas dejando. Por supuesto, a los comentarios que solo se dedican a poner "Hola! Me he abierto un blog nuevo, ¿me sigues?" no les haré caso.

2- Como es normal, no todos podemos tener los mismo gustos. Este blog contiene reseñas de libros y, con ellos mi opinión. No todos vamos a pensar igual, por eso pido que respetes la opinión de los demás. Si a ti te encanta un libro y a mi no, lo tengo que decir, pero no permito que se me falte el respeto y tampoco a otros visitantes porque haya dicho algo que no te gusta. Esto es así y hay que aceptarlo, te guste o no.

Y ahora una aclaración:

Leo todos y cada uno de los comentarios que me dejáis, pero si no respondo es porque sois bastantes y me llevaría mucho tiempo hacerlo. Me paso por vuestros blogs diariamente para comentaros en vuestras entradas. Si no me veis, perdón porque os habré saltado sin querer, ya que no puedo estar pendiente de todos, pero intentar, lo intento.

¡A dejarme un lindo comentario! >.<